Honra-A-Tu-Padre-y-A-Tu-Madre

Honra a Tu Padre y a Tu Madre

Por Alma Flores

Éxodo 20:12

“Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.”

Dios nos llama a honrar a nuestros padres, porque así le honramos a Él.

Este mandamiento enfoca la más básica de las relaciones, las relaciones entre los miembros de la familia. Esto va mucho más allá de la relación normal entre padres e hijos, puesto que las relaciones de familia son la base para la vida en la sociedad. En otras palabras, aprendemos como relacionarnos con otras personas dentro de la familia.

Cuando llegamos al Nuevo Testamento descubrimos que con este quinto mandamiento nada ha cambiado. El deseo de Dios para la relación entre padres e hijos sigue siendo el mismo. En Efesios 6:1-3, el apóstol Pablo cita este mandamiento. Leamos lo que dice:

6:1, ´´Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.

6:2, ´´Honra a tu padre y a tu madre, porque es el primer mandamiento con promesa. 6:3 Para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra´´.

Es en el hogar donde aprendemos, en algunos casos, donde no aprendemos – a seguir instrucciones, a obedecer, a hacer lo que a veces no queremos. Si nosotros no aprendemos a obedecer a nuestros padres, el espíritu de rebeldía se extenderá por toda la sociedad. Esto es lo que vemos hoy en día.

En cambio, cuando nos sometemos a las autoridades empezando con nuestros padres, vivimos de una forma totalmente distinta. En lugar de contribuir a la rebelión del mundo, nosotros mostramos un camino diferente. Esto es parte de ser sal y luz.

Dios se identifica como Padre. La Biblia nos enseña que en la existencia eterna de Dios, hay una identidad paterna. Dentro de la Santa Trinidad, la relación del Padre y del hijo es eterna. La relación humana entre padre e hijo es un reflejo de esa relación eterna entre Dios padre y su hijo Jesucristo.